+34 664 484 848
info@alquilerprotegido.es

¿Qué hay que tener en cuenta al contratar una hipoteca?

¿Qué hay que tener en cuenta al contratar una hipoteca?

A grandes rasgos, hay una serie de variables que siempre tienes que tener en cuenta a la hora de contratar una hipoteca. Es importante saber cuáles son, precisamente porque comprar nuestra vivienda es, seguramente, una de las decisiones más importantes de nuestra vida. Estas variables que te contamos a continuación son fundamentales. Saca papel y boli y que no se te olvide ninguna de ellas:

Los productos vinculados.

A día de hoy ya es una constante que las entidades financieras ofrezcan junto a la hipoteca unos productos vinculados, como son seguros de hogar, de vida, planes de pensiones etc. Algunos se deben contratar de forma obligatoria, mientras que otros no. Es cierto que las entidades ofrecen descuentos en el interés si se contratan estos productos, pero debemos elegir aquella hipoteca que tenga un bajo diferencial y a la vez pocos productos vinculados, con el objetivo de que nos salga más económico el préstamo hipotecario.

El plazo máximo de amortización.

La amortización del préstamo hipotecario se puede realizar de dos maneras: parcial o total. Pero, ¿en qué se basan los dos tipos? Te lo explicamos:

  • Amortizar hipoteca parcialmente: consiste en devolver una parte de la deuda de forma adelantada, ya sea destinando el dinero a recortar el plazo total de la hipoteca o reduciendo la cuota mensual. Por ejemplo, si teníamos pensado pagarla en 25 años, hacerlo tres años antes, es decir, en 22 años, o si teníamos una cuota mensual de 500 € reducirla hasta los 470 €. Algunas entidades cobran comisión por este concepto.
  • Amortizar hipoteca totalmente: de esta manera conseguiremos cancelar la hipoteca, es decir, devolver todo el dinero del préstamo hipotecario al banco y así olvidarnos para siempre de la deuda, aunque pocos afortunados pueden en realidad pagar de golpe el importe restante de la hipoteca, al no ser que sea al final del préstamo hipotecario y el importe sea bajo.
El Euribor + diferencial hipotecario.

El Euribor es el tipo de interés aplicado a las operaciones entre bancos de Europa, es decir, el porcentaje que paga como tasa un banco cuando otro le presta dinero. Realmente no es un solo tipo de interés, sino la media a la que se prestan los bancos europeos el dinero a un plazo determinado. Este valor se publica diariamente. El usado más habitualmente como índice de referencia en la hipoteca es la media mensual del Euribor a un año.

El tipo de interés de un préstamo hipotecario puede ser fijo o variable, lo más habitual, es que el tipo de interés sea variable, motivado por los amplios plazos de amortización a los que se conceden las hipotecas.

En los préstamos hipotecarios a tipo de interés variable, éste se fija sumando dos componentes:

  • Índice de referencia: el más habitual es el Euribor, pero hay más, en España es común también usar el IRPH.
  • Diferencial: es una parte fija que se suma al índice de referencia.
Gastos compraventa.

Hay una serie de gastos previos a la compraventa, como pueden ser los gastos de tasación, o los gastos de notaría para el contrato, y otros propios de la compraventa, como los gastos de escritura pública en la notaría, o la inscripción en el registro de propiedad.

¿Por qué es tan importante tenerlos en cuenta? Porque de no hacerlo, el presupuesto de la compra puede engordar sin haberlo planeado.

Comisiones.

Se debe intentar que sean las mínimas posibles. Hay hipotecas en las que se aplica por estudio, apertura, subrogación, novación, amortización parcial o anticipada… Sobre todo hay que prestar especial atención a las que se aplican al modificar las condiciones del préstamo, por si más adelante conviene cambiar sus características.

Entre ellas, la comisión de novación, que puede oscilar entre el 0 y el 1% del capital a amortizar, y la comisión por subrogación, que se añade al cambiar de entidad. Desde el año 2008, el máximo legal establecido es del 0,50%.

Aval.

El avalista en una escritura de préstamo hipotecarioes la persona que responde de la deuda del titular hipotecario en caso de impago. Al contrario de lo que mucha gente cree, el avalista hipotecario no sólo responde con su nómina o en caso de que el banco no pueda cobrar del titular de la hipoteca.

Financiación máxima.

Es la cantidad máxima de dinero que está dispuesto el banco o caja a concederte.
Aunque lo normal entre las entidades es que la hipoteca te la concedan sobre un 80% del valor de la casa o piso, hay algunos Bancos y Cajas que te pueden faciltar hasta el 100% del valor e incluso, en determinadas ocasiones hasta el 120% Cuanto más alto sea el porcentaje, mayores serán las garantías exigidas por el banco.


Contratar hipoteca