+34 664 484 848
info@alquilerprotegido.es

Consejos para ahorrar energía en verano.

Consejos para ahorrar energía en verano.

La llegada del verano y sobre todo, de las olas de calor, provoca que el consumo medio de energía en los hogares españoles crezca sin parar. Encendemos el aire acondicionado y nos olvidamos del calor que hace en la calle. Aunque hay medidas sencillas para conseguir bajar los grados de tu casa sin hacer uso del aire acondicionado. Estos consejos para ahorrar energía en verano harán que notes una bajada considerable en tu factura de la luz.

El termostato a 24ºC.

Para empezar, resolvemos una duda fundamental: ¿a qué temperatura tienen que estar el termostato? Las dudas sobre cuál es la temperatura ideal siempre es un dolor de cabeza que nos atormenta. Una temperatura errónea puede producir subidas en la factura de luz, subidas que no tienen por qué ir ligadas a una mejor temperatura en la casa. En verano, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente recomienda que las casas estén a 24ºC, no menos. Y es que según el Institudo de Diversificación y Ahorro energético, el IDAE, por cada grado de temperatura que se aumenta el termostato, el ahorro energético en climatización es del 7%.

Ventilador en zonas frescas.

Los ventiladores en verano pueden ser tanto problema como solución, depende de la situación en la que estén. Si el ventilador se encuentra en una zona de entrada de aire caliente, no ayudará. Calentará la habitación en vez de mejorar su temperatura. En cambio, el movimiento del aire produce una sensación de descenso de la temperatura de 3 a 5º. Además, el consumo de electricidad del ventilador es muy inferior al del aire acondicionado.

La mejor forma para sacarle provecho a los ventiladores es situarlo en las zonas frías de la habitación.

Bombillas de bajo consumo.

Sobre todo en las casas que tienen más años, las bombillas que hay distribuidas por las estancias suele tradicionales y no tienen eficiencia energética. Las bombillas de bajo consumo se calientan mucho menos que las tradicionales y tienen menor consumo eléctrico. Si las sustituyes, lograrás reducir el calor en ciertas estancias, así como mejorar el consumo de tu factura de electricidad.

Electrodomésticos de bajo consumo.

Son la clave del ahorro energético: los electrodomésticos de bajo consumo. Los más eficientes son los que pertenecen a la categoría A+++, A++ y A+. Es cierto que tienen un precio mayor, pero está comprobado que en menos de 10 años se amortizan el gasto energético respecto al precio extra que se debe pagar.

Celosia valenciana.

Este tipo de cortinilla permite dos cosas: adaptar la cantidad de luminosidad necesaria para cada habitación y evita la insolación excesiva. Así se evita un incremento de la temperatura, y por tanto del consumo energético. Puede llegar a mejorar el aislamiento hasta en un 27%.